domingo, 29 de mayo de 2011

Visita de Josimar Melo-Día 1

Recientemente estuvo de visita en Bogotá Josimar Melo, el crítico gastronómico más importante de Brasil. Fue invitado al IV Congreso de Cocinas Andinas que se llevó a cabo por primera vez en Bogotá.
Curiosamente y por casualidades del destino, lo había entrevistado para mi revista Cocina Semana, es más, los invito a leer su artículo en la revista que está circulando (Número 16) o en www.cocinasemana.com ¿La razón? Lo había contactado para que escribiera el Top 10 de los mejores restaurantes de Brasil para la revista Avianca, pero finalmente no pudo, así que aproveché para hablar con él.
En su primera noche en Bogotá, Nubia Sarmiento, jefe de prensa del evento, nos invitó a cenar al restaurante Matiz (para mí, el mejor restaurante de Bogotá) junto a María Luisa Ríos –periodista gastronómica venezolana- también invitada al congreso. Matiz, es un restaurante mediterráneo de vanguardia en donde predominan el uso de pescados y mariscos con toques delicados de ingredientes latinoamericanos como maíz y cilantro, y uno que otra pincelada peruana de rocoto y lúcuma.  
Como siempre, mis amigos,  el chef Diego Vega y Olga Lucía Acosta, la gerente, se portaron tan especiales como siempre. Saludaron a Josimar y estuvieron pendientes de él todo el tiempo.
Wilson, el barman, estuvo encargado de los aperitivos. Josimar, se fue por su favorito: un Dry Martini que Wilson le preparó directamente en la mesa. María Luisa y yo, si preferimos dejarnos sorprender y el resultado fueron Lychees Martinis deliciosos con Gyn Beefeater.  
Comenzamos con un Napoleón de trucha ahumada y pesto genovés. Diego hizo una especialización de cocina en Italia así que domina los sabores a la perfección y los fusiona con su técnica impecable aprendida en Le Cordon Bleu de Lima. Se trataba de un bocado redondo y lleno de balance, crocancia y suavidad.  
El segundo paso fue una crema de hongos silvestres y yogur natural. Sencilla, precisa, equilibrada y cremosa. Le siguieron unos raviolis rellenos de confit de pato y tomates secos (los ganadores de la noche), un lomo de búfalo, que Josimar quería probar, acompañado de tortilla de patatas y salsa bernesa, el cual me pareció un poco escaso pero bien de término.
Vale la pena recordar que Josimar escogió su cepa favorita para acompañar esta cena: syrah. Y Jairo Hernández, el condecorado Sommelier de Matiz, nos trajo a la mesa un Graffigna Syrah sanjuanino espectacular que maridó con casi todos los platos que disfrutamos esa noche.
De postre, una trilogía de dulce: crema de queso y frutos rojos, helado de yogur y hierbabuena, brownie y salsa de frambuesas, y sopa de chocolate para cerrar.
Para finalizar: un expresso con grappa. Era la media noche y continuábamos charlando, riendo y disfrutando de una de las veladas más ricas que he tenido.
El portuñol de Josimar es impecable y resulta bastante comprensible y gracioso. Entre plato y plato, este ser humano encantador y sonriente, estuvo escribiendo en una libretica negra todas sus impresiones, sensaciones, ingredientes desconocidos y seguramente, algunas imperfecciones que encontró. Es en esa misma libreta en donde escribió sus impresiones en restaurantes como Noma, elBulli, Murgaritz, Achatz, y D.O.M, de su compatriota Alex Atala.
Como buen crítico de prensa escrita, al preguntarle cómo le pareció la comida, asegura que cuando tiene que hablar, lo hace a través del papel…Veremos qué publicará sobre su experiencia en Matiz.
Lo cierto es que pasamos delicioso, disfrutamos de la compañía constante de Olga y Diego, brindamos, reímos, compartimos experiencias y nos unificamos cada vez más como los líderes del periodismo gastronómico de nuestro continente. Como dice Josimar: ¡Que viva la integración latinoamericana!  




 Olga Lucía Acosta, gerente de Matiz, María Luisa Lares, periodista gastronómica  venezolana y yo.










María Luisa Lares, Nubia Castañeda, jefe de prensa del Congreso de Cocinas Andinas, y yo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario