jueves, 25 de septiembre de 2014

Ágape en Cocina Semana


Ágape

Este nuevo café bystro ubicado en un prestigioso barrio en Bogotá, crea espacios culturales a través de la comida confortable y el arte.

Siempre es un buen momento para empezar. Sobre todo si se hace sentado en un patio tranquilo en la mitad de una casa típica bogotana retro de los años 60, rodeado de helechos, plantas de agave, lazos de plata, chefleras, ficus y bambú.

En este rincón culinario sin pretensiones se puede disfrutar, a cualquier hora del día, de un muesli hecho en casa;  de unos curiosos huevos revueltos con queso feta sobre una salsa de remolacha y una lámina de prosciutto crujiente; de una sopa minestrone con gremolata o de una hamburguesa con mayonesa pesto, roquette, cebolla caramelizada –traída de la finca en Tocancipá—, kasundi, gruyerè y papas fritas ó ensalada del día.

Porque un café bystro digno de su nombre y apellido debe ofrecer una carta corta e interesante, compuesta entre otros platos, por una buena hamburguesa, un buen sándwich y un buen café.

El sándwich abierto es ganador. Media pechuga a la brasa es servida en una base de ciabatta con aguacate y complementada con los mismas guarniciones que la hamburguesa. Sus fabulosos capuchinos, macchiatos y cafés latte helados enamoran, sobre todo cuando el mesero ofrece varias opciones de leches más allá de la deslactosada, mencionando la de soya y la de almendras. 

De hecho, la carta de Ágape se puede recorrer fácilmente y enamorarse de su plato ideal. Para los vegetarianos, el risotto de calabaza con parmesano y tomates cherry rostizados es imperdible al igual que el dip de alcachofas y garbanzos. Pero si se está antojado de Bangers ans Mash, Carlos Morales, su chef, también lo ofrece con una pincelada personal: una maravillosa salsa de pimienta verde con brandy.  

Todos los platos son servidos en piezas de vajilla diferentes, ninguna es igual a la otra ni pretende serlo, de la misma manera que el gusto de cada comensal es único e irrepetible. Al ser conscientes de esto, dan la opción de personalizar muchos de los platos según los gustos.

Ágape, que en griego se refiere al amor más puro e incondicional, muestra su afecto a través de la comida sencilla, generosa, sabrosa y bien servida. También ofrece un espacio para que nuevos artistas expongan su arte y para que los amantes de las monturas de autor puedan llevarse la suya a la salida, después de haber disfrutado de su más grande joya: el brownie artesanal con helado de limonaria.

Dirección: Calle 80 No. 8-30
Teléfono: (1) 300 4029
Horarios: De lunes a sábados de 9.00 a.m. a 9.00 p.m. Domingos y festivos de 9.00 a.m. a 5.00 p.m. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario